lunes, 10 de marzo de 2008

Aijafadrim


Después de los resultados de las elecciones generales de ayer, hay un aspecto que me llama la atención sobre los demás: el bipartidismo.
Pese a los resultados que dan la victoria al PSOE, considero que el PP obtiene un triunfo algo subliminal, y es precisamente el del bipartidismo.
Ayer hubo una participación altísima, prácticamente igual que hace 2004, y en Catalunya también, en contra de lo que se presagiaba. Es una buenísima noticia.
Y la reelección de Zapatero, a mí modo de ver, también lo es.
Pero dentro de mí hay algo que no sé muy bien cómo explicar, pero que detecto, y que no me acaba de convencer. Voy a intentarlo:
Una sociedad progresista, como yo la concibo, debe incluir de forma clara la representación de todos los puntos de vista que en ella se incluyen. Y con ello me refiero a que todas las sensibilidades deben quedar recogidas en el Parlamento. Obviamente hoy lo están. Y son los votantes quienes dosifican cada uno de los ingredientes que conformarán el hemiciclo. Pero no me abandona con ello la sensación de un hemiciclo poco fiel a la realidad de nuestra sociedad.
Bien, estos últimos años el Partido Popular ha realizado una campaña brutal, tocando temas muy muy sensibles para la sociedad. El Partido Socialista después de los dos primeros años de grandes propuestas a nivel social, ha ido a remolque de los incendios que provocaba la derecha.
Todo esto ha provocado una gran división.
El queso se ha estrechado. El miedo a la llegada al poder de una derecha muy radical, de un nacionalismo español rancio, ha provocado el voto útil en muchos casos.
Si el PSOE hubiera aumentado en porcentaje en el mismo sentido que ha aumentado el PP (de 37,71% en 2004 a 40,11% en 2008 -casi 2,50% más) se hubiera encontrado con aproximadamente 300.000 votos más (un 1,50%) de lo que ha conseguido en el día de ayer. Esos 300.000 votos casualmente, son los mismos que ha conseguido Rosa Díez (UPyD).
Pero mi pequeña angustia radica en esa marcada división entre Derecha e Izquierda, dejando al margen (a excepción de CiU) todo el abanico que en España existe en cuanto a proyectos y sensibilidades: republicanos, independentistas, nacionalistas moderados...Y considero esta división un pequeño triunfo del PP, lo que me lleva a intuir que no van a cambiar demasiado en estos cuatro años que tenemos por delante. Creo que van a acentuar aquéllos puntos con los que nos han martilleado, ya que un escenario hipotético en el que, por miedo, se vote más masivamente aún al PSOE que ayer, y que arroje como consecuencia un "queso" dividido prácticamente (aún más) en dos, es un escenario en el que la derecha (la de hoy y la de hace sesenta años) no se desenvuelve mal...
Espero equivocarme por completo, ya que junto a esta pequeña angustia también convive en mí el sueño de vivir en un país en el que no se demonice a alguien por declararse independentista, o por querer reunirse con los terroristas, o por querer plantear cómo queremos convivir, o por querer educar a sus hijos en catalán, o en euskera, o en gallego, o en español, o por considerar la posibilidad de la eutanasia, o del aborto, o por...qué se yo, tantas cosas!
Veremos(suspiro)...

8 comentarios:

Emili Manrique dijo...

A mi personalmente, lo que sigue impresionandome, es lo minuciosamente perfectos que son los resultados de las elecciones celebradas en nuestro país hasta la fecha (o desde que nuestra edad nos las deja analizar con algo de conciencia)...sabíamos que el PP debía ganar en el 96 (en el 93 tan solo esos poderes fácticos nacionales lo deseaban); era importante que se asentara la derecha española en las lides democráticas en el 2000; en el 2004 era importante abrir el arco y abogar por esos consensos que Aznar había olvidado; y ayer, me sorprendieron esos movimientos de voto en la izquierda para otorgar una nueva mayoría al socialismo español frente a una derecha muy movilizada con argumentos que a mi parecer un partido no puede llevar al gobierno.
Creo sinceramente que es para felicitarse tanto por los votantes como por la clase política.
No se si abriré debate, podemos hacer críticas a nombres como Rajoy, Zapatero, Ibarretxe, Carod, Montilla y ese largo etcetera, pero viendo el panorama internacional yo no estoy descontento.
¿Soy optimista?

carlinhos dijo...

Pues no sé si optimista, pero es un punto de vista sobre todo positivo e interesante. Quizás seamos más "sabios" de lo que pensamos. Seguro que no somos tan tontos como se nos quiere tratar a menudo, eso está claro. Pero no sé, temo que se nos pueda llevar al límite en ese sentido. Y en caso que así sea, pues quizás volvamos a elegir de forma inteligente y nos vuelvan a sorprender lo minuciosamente perfectos que puedan ser los resultados.

Emili Manrique dijo...

Estoy seguro de que si, probablemente en esta legislatura muchos nos desencantemos de Zapatero y vayamos un poquito a la izquierda (o a la derecha, quien sabe...falta ese partido), IU no creo que vaya a quedarse en un futuro en la situación (bastante ficticia viendo su número de votos) en que ha quedado en estas elecciones. El tema de los partidos nacionalistas "moderados" o conservadores es todo un misterio gracias a esa ley electoral acampanada, probablemente siempre estarán ahí. Mientras tanto, ERC creo que fabricará un Aznar donde pueda, incluso en la figura de Zapatero, lo necesita creo yo. Respecto a UPD, me alegro de la aparición de un nuevo partido, aunque me asombra que siga sin salir de las filas del PP, ¡qué unidad de voto!, son realmente inexpugnables.

carlinhos dijo...

http://www.madridesmadrid.com/index.php/2008/03/04/remodelacion-del-instituto-nacional-de-estadistica/

Cambiando de tema, emili. Échale un ojo. Me impresiona un poco lo del coro interpretando la fachada desde la calle...

Me alegra tu positivismo. Echo en falta el desencanto político de Edu, para poner contrapunto

carlinhos dijo...

Siguiendo con el cambio de tema, emili. He escarbado más en lo de la fachada del INE, y la verdad es que es bastante potente.
Otra web más completa (y con el audio de la interpretación musical de la fachada):

http://www.microsiervos.com/archivo/diseno/codigos-edificio-ine.html

Eduard Conti dijo...

Queridos amigos,
Yo sigo sosteniendo que, aunque todo podría ser peor, España no va bien. Por supuesto que lo principal era impedir el triunfo del PP, pero más allá de ese objetivo, veo un inmenso desierto político y un gobierno poco preparado para afrontar los retos que se le avecinan.
Por otro lado, le auguro una larga vida por delante al nacionalismo catalán, digan lo que digan los resultados electorales. CiU+ERC han pasado de 18 a 13 diputados, pues el voto catalanista se siente políticamente huérfano. No es verdad, como hoy leí una vez más en El País, que el voto de ERC se haya desplazado al PSC. Por la simple razón que Esquerra ha perdido 350.000 votos y el PSC ha ganado 95.000, siendo el único partido que ha ganado votos (básicamente gracias al afortunado lema 'Si tu no vas, ellos vuelven'). Todos los demás partidos catalanes con representación en el Congreso de los Diputados (CiU, PP, ERC, ICV) han perdido respaldo en las urnas. En total, 450.000 votos menos entre estos cuatro partidos (400.000 de ellos nacionalistas). Todo cuadra, pues la abstención ha subido en 300.000 y el voto en blanco/nulo en 30.000. El resto, para Zapatero. País anómalo, sin duda.

albertcue dijo...

Yo quiero felicitar la campaña desplegada por el partido socialista. Es un ejemplo de "savoir fair" y de "fair play". Zapatero se jugaba mucho en estas elecciones puesto que siempre le han recriminado que las anteriores las ganó gracias a los atentados y la mala gestión de la información que izo el PP, por no decir engaño directamente. Lo único que no me ha gustado ha sido en unos pocos momentos, Zapatero ha perdido el talante. No es justificable, pero es que el PP siempre está en la confrontación y dispuesto a exasperar al más tranquilo de los políticos. Me gusta que haya ganado Zapatero, porque creo que ha llevado al Congreso otra forma de hacer política.

carlinhos dijo...

Edu, yo creo como tú que el PSC ha ganado votos por el miedo al PP en general, y en Catalunya también. Y mi temor es que ese bipartidismo siga agudizándose, ya que aunque el PP haya perdido las elecciones, se mueve con agilidad en una sociedad dividida en dos. País anómalo cuál? España o Catalunya?

Albert, a mí tampoco me gustaron varios momentos de Zapatero en la campaña (contabilizar los muertos en el segundo debate por ejemplo), pero es verdad que es difícil mantener las formas con un discurso tan apocalíptico y poco ajustado a la realidad como el del PP

site meter